La "generación Y"… que tios tan vagos!!!

Leo en El economista un artículo que hace referencia a un estudio realizado a nivel mundial por parte de la consultora Proudfoot Consulting y que recoge los resultados de dicho estudio entre directivos de 15 países.

La verdad es que los resultados de dicho estudio rondan mi cabeza desde hace tiempo, pero ahora que tengo el sustento de una consultora (que con lo que cobran, seguro que el estudio tiene base científica), pues me tiro a la piscina y voy a generar un poco de polémica… que de vez en cuando está bien (más allá de la auto-polémica que nos generamos los participantes de El Reto Blogger semana a semana)

Vereis, si hacemos caso a los estudios sociodemográficos tan proclives a clasificar a las generaciones con nombres y palabros extraños podríamos decir que últimamente nos encontramos con:

  • La generación del Baby-Boom, que son los nacidos en la década de los 60
  • La generación X (supongo que no se les ocurrió ningún nombre descriptivo para esta generación) y que la conformamos los nacidos en los 70
  • La generación Y (nacidos en los 80)

Supongo que habrá más nombres… si bien se me ocurre que después de la generación Z tendrán que darle la vuelta, como ocurre con las matrículas! (menuda movida de personalidad tendrá la generación JJ por ejemplo)

Bueno, el caso es que el estudio famoso, que toma como origen las respuestas de más de 1.500 directivos en más de 15 países concluye que los nacidos después del año 1982 (y clasificados como la generación Y) son el grupo de trabajadores más improductivos de todos los que hasta ahora se han incorporado al mundo laboral.

En mi experiencia profesional diré que estoy bastante de acuerdo con esta afirmación, y en varios corrillos de trabajo en los que he participado se comentan cosas parecidas. Evidentemente no se clasifica a nadie como generación tal o generación pascual… pero si se comenta la clásica frase de:

“ahora cada vez se creen poseedores de más derechos y son más vagos”

Que no se te ocurra pedirle a un becario o (peor aún) a un licenciado recién incorporado a la vida laboral aunque venga directo de una escuela de negocios un análisis que él considere que no es adecuado a su formación … o que es cosa de “mindundis”. ¿Pero macho? ¿Tu qué crees que eres? Y ojo, que hemos sido todos, que también yo tengo mi título universitario e hice un master en una prestigiosa escuela de negocios… pero es lo que toca, lo entiendas o no.

No se si por aquello del “despliegue de derechos” o porque como dice el estudio, son vagos por naturaleza, pero incluso recuerdo no hace demasiado que entrevistando a un candidato me suelta algo así como…

“está bien el puesto, pero es que me queda muy lejos de casa y no me interesa”

Y luego dicen que hay paro… no te jode!!!!

Anuncios

La "generación Y"… que tios tan vagos!!!

Leo en El economista un artículo que hace referencia a un estudio realizado a nivel mundial por parte de la consultora Proudfoot Consulting y que recoge los resultados de dicho estudio entre directivos de 15 países.

La verdad es que los resultados de dicho estudio rondan mi cabeza desde hace tiempo, pero ahora que tengo el sustento de una consultora (que con lo que cobran, seguro que el estudio tiene base científica), pues me tiro a la piscina y voy a generar un poco de polémica… que de vez en cuando está bien (más allá de la auto-polémica que nos generamos los participantes de El Reto Blogger semana a semana)

Vereis, si hacemos caso a los estudios sociodemográficos tan proclives a clasificar a las generaciones con nombres y palabros extraños podríamos decir que últimamente nos encontramos con:

  • La generación del Baby-Boom, que son los nacidos en la década de los 60
  • La generación X (supongo que no se les ocurrió ningún nombre descriptivo para esta generación) y que la conformamos los nacidos en los 70
  • La generación Y (nacidos en los 80)

Supongo que habrá más nombres… si bien se me ocurre que después de la generación Z tendrán que darle la vuelta, como ocurre con las matrículas! (menuda movida de personalidad tendrá la generación JJ por ejemplo)

Bueno, el caso es que el estudio famoso, que toma como origen las respuestas de más de 1.500 directivos en más de 15 países concluye que los nacidos después del año 1982 (y clasificados como la generación Y) son el grupo de trabajadores más improductivos de todos los que hasta ahora se han incorporado al mundo laboral.

En mi experiencia profesional diré que estoy bastante de acuerdo con esta afirmación, y en varios corrillos de trabajo en los que he participado se comentan cosas parecidas. Evidentemente no se clasifica a nadie como generación tal o generación pascual… pero si se comenta la clásica frase de:

“ahora cada vez se creen poseedores de más derechos y son más vagos”

Que no se te ocurra pedirle a un becario o (peor aún) a un licenciado recién incorporado a la vida laboral aunque venga directo de una escuela de negocios un análisis que él considere que no es adecuado a su formación … o que es cosa de “mindundis”. ¿Pero macho? ¿Tu qué crees que eres? Y ojo, que hemos sido todos, que también yo tengo mi título universitario e hice un master en una prestigiosa escuela de negocios… pero es lo que toca, lo entiendas o no.

No se si por aquello del “despliegue de derechos” o porque como dice el estudio, son vagos por naturaleza, pero incluso recuerdo no hace demasiado que entrevistando a un candidato me suelta algo así como…

“está bien el puesto, pero es que me queda muy lejos de casa y no me interesa”

Y luego dicen que hay paro… no te jode!!!!

Google Adsense y yo no nos llevamos bien

Tengo esta entrada en mi cabeza hace tiempo. De todos modos me gustaría anticipar que más que una entrada al uso, podría ser interpretada como una pataleta… y quién así lo haga, posiblemente está en lo cierto.

Es fácil de contar, pero antes quiero establecer las premisas sobre las que se basa todo lo que sigue a continuación, y que son las siguientes:

1) Tengo el blog como hobby. Me divierte, me permite sacar de mi desordenada mente cosas

que me rondan de vez en cuando (pocas, para que engañarnos) y además responde a alguna frustración tipo escribir un libro.

2) Como hobby que es, no tengo más pretensiones que las establecidas en el punto 1. Me divierte y entretiene mucho. Además me “obliga” a leer un montón de cosas de temas que me interesan, lo que me permite estar “relativamente al día”. Eso debería bastar.

Pero resulta que no me basta… será que mi lado materialista le está ganando la partida a mi lado más motivacional, pero lo cierto es que ya que le dedico tiempo, neuronas (supuestamente) y además intento hacerlo más o menos bien… intento aprovechar las oportunidades que nos ponen en las manos.

Imagino que a estas alturas de divagación, sabréis que estoy hablando de “monetizar” dicho esfuerzo. De convertir el hobby en una fuente de ingresos. También tengo claro que esto no va a sacarme de pobre (ni lo pretendo), pero he de reconocer que tras varias conversaciones con otros amigos que tienen blogs, la envidia me corroe… y mucho cuidado… no es una envidia sana, sino de la “otra”, la que hace sacar lo peor de ti.

Me explico. Google Adsense permite poner publicidad en tu blog… una serie de banners que convierten los clicks y las visitas que tengas en una cantidad diaria, ciertamente ridícula (al menos en mi caso).

Con mis 250-300 visitas diarias rozo los 20 Euros al mes, si bien me encuentro con meses de 12. Si estuviera sólo en el universo me parecería bien. En el fondo eso debería ayudar a sufragar cosas como el dominio y el hosting (que para reíros más de mí os diré los llevo pagando un año pero aún no he movido un dedo… ¡ será por dinero ¡)

Pero el caso es que no estoy solo en el universo, y otros amigos están ganando 100 Euros al mes con menos visitantes y con menor Pagerank, lo que me dice dos cosas:

1) El Pagerank no vale de nada a la hora de que Google (con Adsense) valore las ganancias que puedes generar

2) Tampoco valen mucho las visitas si tus usuarios no “clickan” en los banners

¿O qué es lo que estoy haciendo mal?

Quizás si abandonara la absurda idea de desarrollar un blog de Marketing y me dedicara a un blog de fútbol o sexo las cosas me irían mejor… pero es que me gusta hablar de marketing y gilipolleces parecidas

Quizás mi lado más romántico aún tira de mi, otra cosa es ¿hacia dónde?

Google Adsense y yo no nos llevamos bien

Tengo esta entrada en mi cabeza hace tiempo. De todos modos me gustaría anticipar que más que una entrada al uso, podría ser interpretada como una pataleta… y quién así lo haga, posiblemente está en lo cierto.

Es fácil de contar, pero antes quiero establecer las premisas sobre las que se basa todo lo que sigue a continuación, y que son las siguientes:

1) Tengo el blog como hobby. Me divierte, me permite sacar de mi desordenada mente cosas

que me rondan de vez en cuando (pocas, para que engañarnos) y además responde a alguna frustración tipo escribir un libro.

2) Como hobby que es, no tengo más pretensiones que las establecidas en el punto 1. Me divierte y entretiene mucho. Además me “obliga” a leer un montón de cosas de temas que me interesan, lo que me permite estar “relativamente al día”. Eso debería bastar.

Pero resulta que no me basta… será que mi lado materialista le está ganando la partida a mi lado más motivacional, pero lo cierto es que ya que le dedico tiempo, neuronas (supuestamente) y además intento hacerlo más o menos bien… intento aprovechar las oportunidades que nos ponen en las manos.

Imagino que a estas alturas de divagación, sabréis que estoy hablando de “monetizar” dicho esfuerzo. De convertir el hobby en una fuente de ingresos. También tengo claro que esto no va a sacarme de pobre (ni lo pretendo), pero he de reconocer que tras varias conversaciones con otros amigos que tienen blogs, la envidia me corroe… y mucho cuidado… no es una envidia sana, sino de la “otra”, la que hace sacar lo peor de ti.

Me explico. Google Adsense permite poner publicidad en tu blog… una serie de banners que convierten los clicks y las visitas que tengas en una cantidad diaria, ciertamente ridícula (al menos en mi caso).

Con mis 250-300 visitas diarias rozo los 20 Euros al mes, si bien me encuentro con meses de 12. Si estuviera sólo en el universo me parecería bien. En el fondo eso debería ayudar a sufragar cosas como el dominio y el hosting (que para reíros más de mí os diré los llevo pagando un año pero aún no he movido un dedo… ¡ será por dinero ¡)

Pero el caso es que no estoy solo en el universo, y otros amigos están ganando 100 Euros al mes con menos visitantes y con menor Pagerank, lo que me dice dos cosas:

1) El Pagerank no vale de nada a la hora de que Google (con Adsense) valore las ganancias que puedes generar

2) Tampoco valen mucho las visitas si tus usuarios no “clickan” en los banners

¿O qué es lo que estoy haciendo mal?

Quizás si abandonara la absurda idea de desarrollar un blog de Marketing y me dedicara a un blog de fútbol o sexo las cosas me irían mejor… pero es que me gusta hablar de marketing y gilipolleces parecidas

Quizás mi lado más romántico aún tira de mi, otra cosa es ¿hacia dónde?

El Gurú que todos llevamos dentro

Ayer estaba cenando en casa de mi amigo-enemigo Morito, individuo que me metió en este mundo de los blogs hará un año y medio después de ir a un concierto de los Del Tonos y durante la cena con nuestras respectivas mujeres mi amigo-enemigo (enemigo porque es rival directo en El reto blogger) comenzó a divagar (muy propio en alguien tan desestructurado como él) sobre cuándo sería buen momento para comprar una casa… cuando vendría el fin de la crisis en la que estamos inmersos, y cosas parecidas.

El caso es que sin darse cuenta me inspiró la entrada que trato de construir ahora… y esta mañana he llegado a la conclusión de que igual que en España hay 44 millones de seleccionadores de fútbol, también hay unos cuantos millones de “Gurús”… pero pensándolo bien podríamos llamarles “Los Gurús de Todo a 100” y es que la gente tiene la lengua muy larga (y parafraseando a Sabina, seguro que también “la falda muy corta”).

Y ya puestos, digo yo que voy a dar mi opinión de “Gurú de Todo a 100” al respecto de la situación económica en la que nos vemos inmersos y de cuando llegará a su fin. En el fondo se parece mucho a jugar a la lotería primitiva, a invertir en bolsa con nuestros “superconocimientos” y cosas así. Pero al menos yo reconozco mi semi-ignorancia al respecto. A fin de cuentas mis estimaciones de crisis no tendrán ninguna influencia en nadie (acaso en mi mismo… y no lo tengo claro tampoco) no como algunas opiniones de la vicepresidenta española Fernandez de la Vega, que asegura que en 2009 España estará saliendo de este estancamiento, que no crisis, ni recesión.

Que me lio… (joder que tio más pesao soy a veces). Mi estimación es la siguiente:

Creo que España estará bien metidita en la crisis hasta febrero de 2010. Venga, con dos huevos… como mola. ¿Parezco un erudito? ¿O sigo pareciendo un “tontopolla”?

La verdad es que me da igual, porque esta “super-opinión-que-te-cagas” está basada en mi experiencia, conocimientos macro y micro económicos, en mi amplia y contrastada visión de negocio y sobre todo en el viento con el que me he levantado esta mañana… ¡toma ya!, y tan tranquilo que me quedo

Ahora bien. Se admiten apuestas. ¿Hasta cuándo crees tú que estaremos en crisis?

Nota del “Gurú de Todo a 100”: Esta entrada está sujeta a la premisa inalterable de admitir que estamos en crisis económica (al menos en sus principios). Gilipolleces y palabras como estancamiento, dificultades, problemillas y situación incómoda no serán aceptadas y por tando dicho modelo podrá quedar obsoleto y no tener vigencia alguna

El Gurú que todos llevamos dentro

Ayer estaba cenando en casa de mi amigo-enemigo Morito, individuo que me metió en este mundo de los blogs hará un año y medio después de ir a un concierto de los Del Tonos y durante la cena con nuestras respectivas mujeres mi amigo-enemigo (enemigo porque es rival directo en El reto blogger) comenzó a divagar (muy propio en alguien tan desestructurado como él) sobre cuándo sería buen momento para comprar una casa… cuando vendría el fin de la crisis en la que estamos inmersos, y cosas parecidas.

El caso es que sin darse cuenta me inspiró la entrada que trato de construir ahora… y esta mañana he llegado a la conclusión de que igual que en España hay 44 millones de seleccionadores de fútbol, también hay unos cuantos millones de “Gurús”… pero pensándolo bien podríamos llamarles “Los Gurús de Todo a 100” y es que la gente tiene la lengua muy larga (y parafraseando a Sabina, seguro que también “la falda muy corta”).

Y ya puestos, digo yo que voy a dar mi opinión de “Gurú de Todo a 100” al respecto de la situación económica en la que nos vemos inmersos y de cuando llegará a su fin. En el fondo se parece mucho a jugar a la lotería primitiva, a invertir en bolsa con nuestros “superconocimientos” y cosas así. Pero al menos yo reconozco mi semi-ignorancia al respecto. A fin de cuentas mis estimaciones de crisis no tendrán ninguna influencia en nadie (acaso en mi mismo… y no lo tengo claro tampoco) no como algunas opiniones de la vicepresidenta española Fernandez de la Vega, que asegura que en 2009 España estará saliendo de este estancamiento, que no crisis, ni recesión.

Que me lio… (joder que tio más pesao soy a veces). Mi estimación es la siguiente:

Creo que España estará bien metidita en la crisis hasta febrero de 2010. Venga, con dos huevos… como mola. ¿Parezco un erudito? ¿O sigo pareciendo un “tontopolla”?

La verdad es que me da igual, porque esta “super-opinión-que-te-cagas” está basada en mi experiencia, conocimientos macro y micro económicos, en mi amplia y contrastada visión de negocio y sobre todo en el viento con el que me he levantado esta mañana… ¡toma ya!, y tan tranquilo que me quedo

Ahora bien. Se admiten apuestas. ¿Hasta cuándo crees tú que estaremos en crisis?

Nota del “Gurú de Todo a 100”: Esta entrada está sujeta a la premisa inalterable de admitir que estamos en crisis económica (al menos en sus principios). Gilipolleces y palabras como estancamiento, dificultades, problemillas y situación incómoda no serán aceptadas y por tando dicho modelo podrá quedar obsoleto y no tener vigencia alguna

Las vacaciones, la crisis y Paco Martínez Soria

Que todos necesitamos unas vacaciones es un hecho que no creo que a estas alturas nadie vaya a discutir. Es curioso, porque más allá de que las vacaciones nos vengan bien por aquello de que llevamos un año trabajando (desde las últimas vacaciones del verano pasado) también son necesarias por un hecho mucho más básico aún: hace calor, y con tanto calor el cuerpo lo último que pide son 10 horas de trabajo y más aún cuando te acercas a la oficina después de comer.

Supongo que por eso cada vez hay más empresas que asumen el horario intensivo en verano como una forma de aumentar la productividad de sus trabajadores a pesar del notable decremento (si bien no debería ser tan evidente en algunos casos) de las horas trabajadas.

Pero voy a intentar encauzar esta entrada, que como casi siempre me voy por los cerros de Úbeda y no es plan.

De lo que os quería hablar es del efecto de la crisis económica más compleja que se haya visto en las últimas décadas (visión del Ministro de Economía español, Pedro Solbes) o pequeña situación de ajuste, (como diría Zapatero… que paradoja, verdad??) y de su efecto en las vacaciones de los españolitos de turno.

Sin embargo me vienen dos cosas a la cabeza… una la evidente (al menos sobre el papel) y la otra la que me ocurrió ayer mismo… comenzaré contando lo que creo que será más razonable que ocurra e intentaré enlazarlo con lo que me pasó a mi.

Sobre el papel la gente debería ahorrar y aminorar sus niveles de consumo. Si llevamos eso al concepto vacaciones, ¿qué nos encontramos o qué deberíamos encontrarnos? Pues un tipo de vacaciones “distinto”, lo que yo llamo “las vacaciones Paco Martinez Soria” o “las vacaciones Pepe Piscinas”. Supongo que sabéis a qué me refiero… nos vamos en coche (no en avión) a la playa a tomar el sol… y cuando digo tomar el sol… no hablo de tomar unas sardinas, ni una paella, ni cervecitas en el chiringuito… tomar el sol. Punto

Estoy seguro que pronto escucharemos quejas del sector hotelero y hostelero al respecto. Cosas como “es que este año la gente apenas llena las mesas del restaurante” o “vienen con un bocadillo y piden un vaso de agua, y encima me dejan el baño llenito de mierda”

Sin embargo ayer me pasó algo extraño. Paleto de mi, acudí a la agencia de viajes de El corte inglés para (de última hora) tratar de escaparme estos 4 días a Ibiza, Mallorca o Menorca a disfrutar de playas de arena blanca y agua transparente. Un buen libro y vacaciones con mi mujer…. todo sonaba genial hasta que la dependienta de la agencia de viajes, con sonrisa irónica del tipo “dónde van estos” me suelta un “¿viajas estos 4 días?… a las islas?… vamos, imposible”

Joder con Paco Martínez Soria… joder con Pepito Piscinas!!!

Sólo espero que no estén en “mi playa”, tomándose mi bocadillo de salchichón, que no está el tema para tomar ni siquiera chorizo de pamplona!!!