Odio IKEA

Seguramenteel título del post sea algo exagerado y yo sea un bicho verde, pero tras variasexperiencias en el punto de venta de IKEA en varios establecimientos en España,puedo afirmar sin ningún género de duda que odio IKEA.


Y loodio por varios motivos. Lo primero que se aseguran es de que “empaquetes” alos niños en su parque infantil, para, de esa forma, eliminadas distracciones ypreocupaciones, podernos concentrar en el amplio y excelso proceso de compra.De todos modos este primer acercamiento ya tiene algún fleco que mejorar.Admiten a un número limitado de niños entre semana, y apenas puedes tenerlosuna hora allí (a todas luces una gilipollez si analizamos todo lo que viene acontinuación)

 Además, creo que IKEA es un foco de malosrollos y encabrones varios con tu pareja. No hablo de mí, hablo en base a laobservación de caras, actitudes y conversaciones subidas de tono a lo largo yancho de los interminables pasillos de IKEA. Gente discutiendo, miradasperdidas o al suelo, e incluso la sensación de que la mujer va por delante y elhombre a 5 metros por detrás con cara de “¿qué coño hago yo aquí?” Y tambiénhablo por mí mismo. Porque a mí me provoca desazón y desidia (eso siendocauteloso con las palabras elegidas) y me siento un poco más gilipollas que el restode los días de la semana.

Además,provoca una alienación de los consumidores que, saben para qué vana IKEA, pero nunca saben con qué van a salir de allí. No es la primera ni lasegunda vez que me pasa aquello de que voy a IKEA (por supuesto “animado” pormi mujer) a por “esto” o “aquello” y salimos de allí con el carro a rebosarporque siempre hay una cosa nueva que no puedes dejar pasar.



Y esque en sí mismo me molesta especialmente que me obliguen a pasarme por todas ycada una de las secciones de IKEA, con una estructura de pasillos más propia deun laberinto que de un retailer. O no. Porque precisamente ahí radica uno desus éxitos. Colocan pequeños caramelos a lo largo y ancho de la tienda de formaque terminas picando, para satisfacción de uno de los retailers más importantesdel mundo.

Sólofalta que nos pongan unas orejeras, como a los burros, para que se aseguren queseguimos el camino que ellos han predefinido para todos nosotros. En ciertomodo lo hacen, y no tenéis más que fijaros en el suelo, lleno de flechas quenos indican el camino “adecuado” para una compra “óptima”.

Y paraterminar el particular via crucis, cuando tienes apuntado convenientemente elárea donde se encuentra tu producto de medidas especiales (sobre todo si tenemosen cuenta que a pesar de que a veces no lo parezca, ahí se va a comprarmuebles), te diriges pasillo a pasillo hasta que llegas a la zona de“almacenaje de dichos productos”. Y ahí estás. En la inmensidad de una nave queya no tiene ninguna decoración ni luz más que la imprescindible para noescornarnos por ahí. Los detalles que inundaban el “via crucis” handesaparecido de golpe, y todo se convierte en pasillos altísimos con unasestanterías que ya las quisiera para mi trastero, donde hay carteles con elnúmero de pasillo, después con el número de sección y, finalmente, con lareferencia del producto elegido (por cierto, más te vale haberlo apuntado bien,o date por jodido y a buen seguro tendrás que deshacer el camino, con laconsiguiente frustración al cuadrado)

Y bien,si tienes fuerza bajas tu compra al carrito, pero te das cuenta de que apenascabe. Logras colocarlo de una u otra forma y lo trasportas hasta la línea decaja, donde otros compradores como tu empiezan a preguntarse cómo es posibleque –yendo a comprar una mesa para la tele (caso verídico, en mis propiascarnes)- salgas de allí con todas esas cosas.

Pagas yte vas hacia el coche con cierta sensación de alivio a pesar de que el artículoinicial costaba 70 euros y te vas de allí dejándote casi el triple. Pero daigual…. Porque estoy a punto de ser libre. Veo el final del túnel, y lo únicoque me importa es llegar a él. Pero no. No podía ser tan sencillo. Resulta queel mueble original ¡¡¡no cabe en mi maletero!!!.

Explotas.Revientas. Lo sueltas todo en un “Te lo dijeeeeeeeeeeee. Esto es una mierda y aquí no cabe”, a lo que tu mujer, satisfecha por la compra realizadaresponde con un “ya verás como sí, inténtalo meter entre los asientos deadelante y los niños”. Resultado, 15 minutos sudando como un pollo y lanecesidad de unos ejercicios extra de respiración anti-estrés que terminan conun: “cariño, te espero aquí con el aire acondicionado y los niños, pero vete ydescambia esto, porque tendremos que volver otro día con tu coche –y porsupuesto sin niños- a cargar con la caja”

Resultado:Me voy sin lo que he ido a comprar pero con el coche lleno de cosas. Y lo peorestá por venir. Tendré que volver a cargar con el artículo en cuestión. Pero heaprendido la lección. Iré solo y pasaré los pasillos al trote para evitar queme coloquen una bolsa amarilla al cuello y que multitud de artículos vayandepositándose en la misma como por arte de magia.

Y esque desde el punto de vista del negocio admiro lo que hacen, pero como consumidor,odio IKEA.

Entendiendo Twitter con datos (infografía)

Reconozco que es la red social que más me ha costado “entender”. También es cierto que te das cuenta de su inmediatez cuando ocurren cosas importantes o relevantes para la comunidad de twitteros (como sucedió el otro día con el anuncio de Steve Jobs, donde Twitter se llenó de noticias anunciándolo, casi de forma simultánea a los hechos). 
 De todos modos, echándole un vistazo a infografías como esta, es fácil adivinar que la cosa tiene su importancia… que son millones de usuarios haciendo tweets a todas horas, y que no viene más que a confirmar el “power to the people” que tanto reclamó John Lennon en los 70.
Cosas como 200 millones de usuarios de Twitter, creciendo a un ritmo cercano al medio millon de cuentas diarias, con más de un millón de tweets a la semana… o sobre todo, que el 40% de los usuarios de Twitter efectivamente utilizan dicha herramienta de micro-blogging en movilidad. Desde sus dispositivos móviles.
En fin, un mar de datos en el que os dejo buceando en otra infografía más (la verdad es que cuando algo se pone de moda en Internet, es difícil permanecer al margen).
Por cierto, si quieres seguirme en Twitter, puedes hacerlo aquí (@masmarketing)

Los 35 años de Steve Jobs en Apple

Encuentro en Expansión esta buena y resumida infografía sobre Steve Jobs y sus principales hitos en Apple, ahora que recientemente anunció que renuncia al cargo de CEO de Apple.
Una carrera meteórica para la empresa de mayor valor bursátil del mundo que estos días -lejos de caer en bolsa, ha incrementado su valor entorno a un 8%- demostrando ante propios y extraños que goza y seguirá gozando de una excelente salud.

No es la magia del fútbol. Es la magia del Gol

Empieza la Liga de fútbol, y GolT nos lo recuerda con un spot muy fresco con la letra y música del ex-Tequila Alejo Stevel.
Han adaptado su claim. Si antes era “Sin gol no hay fútbol”, ahora lo han adaptado al nuevo “No es la magia del fútbol, es la magia del gol”
Sea como fuere, veremos este spot bastante especialmente en la campaña de captación de abonados que está realizando GolT con motivo del inicio de la LFP en la temporada 2011-2012 que -supuestamente- comienza el próximo sábado día 27 de Agosto tras estar a punto de desconvocarse la huelga que habían instaurado la asociación de futbolistas profesionales hace un par de semanas.

Publicidad con códigos QR (Victoria’s Secret)

¿Quién dijo que los códigos QR estaban muertos y que apenas tenían aplicaciones prácticas?Victoria’s secret nos demuestra lo contrario con esta original campaña de exterior en la que un usuario con un lector de códigos QR puede ver que se encuentra detrás del mismo

(visto en OpenAds)

Evolución de los soportes para escuchar música (1980-2010)

Uno de los gif más interesantes que he visto últimamente.Muestra con un gráfico animado que se está moviendo los distintos soportes sobre los que escuchamos/compramos música desde 1980 a 2010Una pasada como cambian las cosas en 20 años!!

El manifiesto Holstee

Gracias a mi amigo Sergio, me llega este manifiesto llamado Holstee. Una auténtica declaración de intenciones. Una forma de vida con la que -al menos en el plano teórico- estoy absolutamente de acuerdo y que os recomiendo que leais, porque no tiene desperdicio.

Por cierto, me ha recordado mucho a la canción de Los Rodríguez, Una forma de Vida