¿Esto que es?


Durante una hora mi blog ha estado en blanco.

Toda la “estructura” estaba ok, pero no había ni una sola entrada… ¿qué le pasa a Google?

Coca-Cola. Encuentro

Una vez más (y no se cuantas van) Coca-Cola vuelve a sorprendernos con un genial anuncio que empezaremos a ver en la tele desde ya.

Genial, sin duda… espero que os guste

Google también está en Twitter

Era cuestión de tiempo.

Más allá de la utilidad (o no) de Twitter -sobre la que se ha escrito mucho- la realidad es que todo el mundo está.

Recuerdo una frase de un entrenador que tuve en cadetes al hilo de una convocatoria para la pre-selección del equipo de baloncesto de la selección cántabra:

No están todos los que son, ni son todos los que están

Ahora viene a cuento una frase parecida… y es que todos los que son algo o pretenden serlo están o deberían estar en Twitter. No sabría explicar muy bien por qué o por qué no… pero supongo que así son las cosas.

Parece ser que el número de followers de @google aumenta a un ritmo de 150 cada 5 minutos. Yo me atrevería a decir que no tardará mucho tiempo (días / horas) en ser quién más seguidores tenga en ese extraño mundo paralelo que es Twitter.

Por cierto, por si alguien quiere seguirme en Twitter, aquí dejo el link para seguirme!!

Ojo por ojo y diente por diente

Supongo que muchos escucharíais la noticia de la bomba que ETA colocó en la casa del pueblo del PSE la madrugada del domingo al lunes en Lazkao (Guipuzkoa). Parece ser que los etarras colocaron una potente bomba que destrozó su objetivo y causó numerosos daños materiales a locales y vecinos de alrededor.
Hasta aquí -y por desgracia- esta podría ser una noticia más. Un atentado más precisamente ahora que el País Vasco y Galicia están en periodo electoral. Lo de siempre… los machotes ponen bombas y tratan de acojonar al resto de los mortales.

Pero hoy ha ocurrido algo que me ha llamado mucho la atención y que os cuento a continuación:

El hijo de la familia que vivía en la casa del pueblo que fue objetivo de la bomba de los terroristas, entró hoy cargado de ira en una Herriko Taberna (sede oculta de los terroristas) armado con un mazo (con el que casualmente realizó muchas de las reformas el pasado año junto a su padre en la Casa del pueblo del PSE) y destrozó todo lo que pudo en el tiempo del que dispuso antes de la llegada de la policía autonómica vasca.

Un ejemplo del hastío al que se puede llegar. No le importan las consecuencias (que mucho me temo que serán drásticas), ni que haya sido arrestado y por ley quede sujeto a las sanciones correspondientes. Sólo quería venganza y así lo repetía mientras le arrestaban:

Me habéis reventado la casa y voy a hacer lo mismo con la vuestra. No hay solución: Ojo por ojo y diente por diente. Hijos de puta

Poco o nada puedo añadir… os dejo un vídeo en el que se puede ver como queda el local y el momento del arresto de este hombre con más pelotas que muchos otros. Si todos tuviéramos un poco del orgullo y la dignidad quijotesca de este hombre quizás las cosas fueran algo distintas

Papeles después de tener un hijo (2)

En mi anterior entrada os contaba algunas peripecias que estoy sufriendo con el papeleo necesario tras el nacimiento de un bebé.
Os dejé en mi visita frustrada al Registro Civil, que se encontraba cerrado por huelga de funcionarios. Supuestamente hay que inscribir al bebé después de las 24 horas de vida pero antes de los primeros 8 días de vida. La chica de seguridad que me dijo que no podía inscribirlo me contó también que podría hacerlo en los 30 primeros días de vida (ya os contaré si es así o finalmente la he vuelto a cagar)

11:32. Vuelvo al coche para comprobar que los 2 Euros del parkímetro podía haberlos tirado a la alcantarilla (con idéntico resultado). Vuelvo a usar el teléfono para que me diga dónde está la oficina de tesorería de la Seguridad Social más próxima a casa. Me pasa igual que con el Registro Civil… recuerdo vagamente dónde estaba, pero prefiero confirmarlo (Calle Miguel Fleta, 3). Allá voy

11:50. Aparco el coche a tomar vientos del edificio y voy dando un paseo (sólo me faltaba que lloviera).

12:20. Después de esperar pacientemente mi turno me acerco a la mesa 15 dónde un “amable” ballenato blanco me trata como un imbécil tras comprobar que no tengo el formulario de maternidad. ¿Y yo qué coño se? ¿Crees que me dedico a esto? Trato de respirar y con cara de bueno le pido que me asesore con los siguientes pasos para que no me ocurra igual que con mi primer hijo, en el que tuve que dar demasiados paseos de más. Me llevo un montón de papeles y dudas… esta noche me pondré con ello a ver que tal se me da la cosa. Pero antes de nada debo pasarme por el Inem para pedir que paren la prestación por desempleo durante los 4 meses que dura la baja por maternidad.

12:45. Llego al Inem (Calle Canillas), vuelvo a meter la monedita de 2 Euros para aparcar el coche en zona verde y entro en el Inem. Dos preguntas en dos mesas y respuestas extrañas, para terminar al final de un pasillo en una sala con 8 “trabajadores” y unos 10 sufridores. Las consultas están divididas por letras: A / B / C. En mi papel pone C, pero tras 40 minutos no se ha movido ni un número con la C delante… comienzo a sospechar y descubro que las 2 mesas con la letra C están desiertas!!!. Vuelve a los 5 minutos (claramente estaban tomando un café) y me atienden. Creo que he conseguido lo esperado y me dan un papel que he de entregar a la Seguridad Social… cuando tenga a la niña inscrita en el Registro


13.39. Salgo del Inem y me voy a casa dándome cuenta de la definición exacta de la expresión “cuello de botella”. O registro a la niña en el Registro Civil o no puedo hacer nada más. Me voy a casa a estar con mis hijos y mi mujer… que toda mano es buena con tanto enano rondando!!!

Seguiremos informando, porque me temo que esto no ha hecho más que empezar.

Papeles después de tener un hijo (1)

Recuerdo cuando nació mi primer hijo que el papeleo posterior al nacimiento me resultó absolutamente infernal. De aquí para allá por Madrid sin tener ni idea si el siguiente paso que iba a hacer era el correcto o no.
Supuestamente un año y medio después de la traumática experiencia y situaciones semejantes vividas por muchos amigos deberían colocarme en un mejor lugar para afrontar toda esa burocracia. Incluso mi amiga Cris me hizo una especie de chuleta con los pasos necesarios y requerimientos para cada uno de ellos.

Ahora veremos si me ha servido de algo o no, porque he decidido tomar nota de mis peripecias para completar los siguientes pasos:

  1. Solicitar la baja de maternidad en mi centro de salud
  2. Inscribir a la niña en el registro civil
  3. Tramitar la baja de maternidad en la Seguridad Social
  4. Tramitar la prestación del Inem
  5. Tramitar mis días de baja
  6. Solicitar las ayudas del Gobierno
  7. Pedir la tarjeta sanitaria de Lola
  8. Concertar cita para la prueba del talón y cita con la pediatra.
Sobre el papel parece que tengo más o menos cláro qué hacer. Otra cosa es la realidad que os relato a continuación del mismo modo que lo he recogido en el teléfono a medida que me han ido pasando las cosas:
  • 8:27. Me despierto aunque el despertador lo tengo puesto 13 minutos más tarde. Pero gracias a Lola evito dormirme… que suerte!. Desayuno, me ducho y me visto porque a las 9.30 tengo cita con la médico de cabecera de mi mujer
  • 9:30. Fiel a mi puntualidad propia de mi españolidad creciente estoy sentado en frente de la consulta esperando mi turno
  • 10:50. Por fin me toca (1 hora y 20 más tarde de lo inicialmente establecido) y en poco menos de 50 segundos me imprimen un documento. Mientras tanto la doctora se excusa diciendo que debería haber una consulta para cuestiones administrativas y otras para cuestiones médicas (a mi me vas a contar…)
  • 10:53. Como he de hacer la tarjeta sanitaria de la niña me coloco a la cola aprovechando que sólo hay una persona. Error!. Como por arte de magia aparece una señora de entre las sombras y después de preguntarme amablemente si estoy para tramitar cuestiones relacionadas con la tarjeta sanitaria y comprobar que es así… cambia su rictus y me dice que antes que yo están ella, su amiga y otro chico (no soy de los que se cuelan… pero como estaban sentados en el banco charlando…). En un momento de claridad mental me doy cuenta que no voy a poder pedir la tarjeta sanitaria de alguien que no está “legalmente” inscrita, así que me dirijo a por el coche y dejo a la cascarabias que caduque en el banco.
  • 10:56. Caminando hacia el coche me percato que recuerdo vagamente dónde está el Registro Civil de Madrid, pero prefiero cerciorarme y busco en Internet. Calle Pradillo 66. Voy para allá.
  • 11:14. Llego a la zona del Registro Civil, aparco a tomar vientos y después de pagar el máximo permitido en zona verde (2€=1hora=insuficiente a todas luces para una gestión como esta) voy caminando hacia el edificio del Registro. Veo una cola tremenda y un cartel que no augura buen comienzo.

Para quién (igual que yo) no supieran nada, parece ser que hay una huelga de algunos funcionarios que termina (a priori) el próximo lunes 30 de febrero.

Pero esto no ha hecho más que empezar…

Gran Wyoming y un perfume con feromonas

A veces me llegan a mi correo (elblogdelmarketing@gmail.com) cosas realmente sorprendentes. Es el caso de una nota de prensa que me llega hablando de Phiero Premium, un perfume que aprovecha el poder de las feromonas para atraer a las mujeres que acuden cual leonas en busca de su alimento.

En realidad el spot (pensado precisamente para dar varias vueltas a Internet, aunque en mi opinión algo largo y un pelín cutre) comienza con el Gran Wyoming como protagonista e intenta recuperar su popularidad perdida tras el vergonzoso incidente con una becaria en su programa de La Sexta.

Parece ser que Phiero Premium es un “poderoso” perfume con feromonas que despierta la líbido en quienes lo huelen. Existe una versión del perfume para hombres y otra para mujeres.

Vamos a partir de la idea que pueda ser cierto dicho efecto… ¿os lo compraríais?

Os dejo el video en cuestión… ya me diréis que os parece